PANAMÁ Y SU HISTORIA por Vladimir Berrío-Lemm desde 1995.

19 de julio de 2012

OCASO DE LA PERLA DEL PACÍFICO: homenaje a la primera Panamá en sus 495 años.

Filed under: Panamá - Historia — Etiquetas: , — Panahistoria: Panamá y su historia desde 1995. @ 10:31 AM

Por: Vladimir Berrío-Lemm

Compartimos el conocimiento, de modo fehaciente, que Panamá no se fundó al azar, que no fue una aldea grande, que su importancia geoestratégica aún no ha sido adecuadamente ponderada dentro y fuera del ámbito nacional. Con ese convencimiento vamos a intentar compartir otro conocimiento del que nunca se nos habla ni en clases ni en libros, salvo muy brevemente.   Uno de esos temas que se han convertido en parte del inconsciente colectivo panameño, un tema que sólo se menciona superficialmente pero del que se prefiere no hablar.

Para ello, nos fundamentaremos en lo que ocurrió aquí y en otros lugares, lo que escribieron los protagonistas (amigos y enemigos), para que tengamos un cuadro vívido y activo sobre la muerte de la primera Panamá como centro urbano.

Igualmente, estar claros que hay mitologías anglosajonas e hispanas que empañan el lente con el cual usualmente se miran los documentos que nos hablan expresiva o friamente de los hechos acontecidos.  La mitología hispana es restarle importancia y hasta desmentir los escritos que los atacantes e historiadores anglosajones escribieron sobre el hecho, pensando en defender el honor y que el daño recibido no fue tanto.  Por otra parte, una exposición casi desenfadada de abordar el tema, tampoco es la mejor manera de jactarse de lo realizado.

Debemos trasladarnos a la época de mayor opulencia de Panamá, justo el 20 de diciembre de 1670, cuando el gobernador de Cartagena de Indias se enteró en un viaje por el Caribe que en las posesiones británicas se reclutaba una gran masa humana y de embarcaciones que realizaría un ataque sin precedentes contra Panamá, enviando un mensajero a Panamá que dejó notificado sobre el particular al gobernador y capitán general Juan Pérez de Guzmán y Gonzaga.

Para iniciar un sereno análisis de lo ocurrido, es bueno saber en primer lugar que Inglaterra y España estaban en un período de paz, algo tensa y forzada, pero paz al fin y al cabo.  Que Henry Morgan, de la nobleza galesa del campo, era familiar del Gobernador de Jamaica, y aceptaba sus comisiones.   Que Morgan había atacado varias posesiones hispanas con anterioridad en el Caribe, y que su astucia e inteligencia demuestran que pudo haber sido muy capaz de haber visitado la Ciudad de Panamá de incógnito, o al menos haber tenido información y planos de primerísima mano, así como de Portobelo y del Fuerte de San Lorenzo.

ALGUNA DOCUMENTACIÓN INGLESA

Para continuar el análisis, también es sano transcribir el texto de las “Instrucciones” entregadas por el  Gobernador Modyford a Morgan, y por la cual debemos asumir que se le da el status de Privateer, al que usualmente llamamos Patente de Corso:

Instructions for Admiral Henry Morgan, Esq.

Delivered him 22nd of July, 1670 together with his commission.

You will with these Instructions receive my commission which you are to enjoyned with all expedition to publish and put in due execution, according to the full extent and import of the same, for the accomplishing whereof, you shall have all the assistance this Island can give you.
You are to make known to me what strength you can possibly make, what your wants may be, that on due calculation of both, we may supply you with all possible speed.

You are to take notice and advise your Fleet and Souldiers that you are on the old pleasing Account of, no purchase no pay, and therefore that all which is got shall be devised amongst them according to accustomed Rules.

In case you shall find it prudential as by your Commission you are directed, to attain St. Jago de Cuba, and God blessing you with victory, you are hereby directed, in case you do it without any considerable hazards, to keep and make good the place and country thereabout, until you have advised me of your success and received my further Orders touching the same, least your suddenly quitting and their suddenly returning, beget us new work, and put on new charges and hazards for the second defeating.

In order to do this you are to proclaim mercy and enjoyment of states and liberty of customs to all the Spaniards that will submit and give assurance of their Loyalty to His Majesty, and Liberty to all Slaves that will come in; and to such as by any good service may deserve the same; you are to give notice that their fugitive Masters’ Plantations are to be divided amongst them as rewards for the same & make them sufficient Grants in writing, both for their Liberties and for their Estates, reserving to the Crown of England the fourth part of the produce to be yearly paid for the yearly maintenance of such Forces as shall defend those parts.

Instrucciones al Almirante Henry Morgan, Caballero, por el Gobernador de Jamaica. http://www.piratedocuments.com/Admiralty%20Reports/henry_morgan_instructions_1670.htm

In case you find that course to take approvable, you are as much as will stand with the same, to preserve the Sugarworks and Canes; but if it otherwise appear to you, that in reason you cannot make good the place for any long time, and that the Spaniards and Slaves are deaf to your proposals, you are then, with all it as a Wilderness, putting the Men-slaves to the Sword and making the Women-Slaves Prisoners to be brought hither, and sold for the account of your Fleet and Army, such of the men that cannot speak Spanish, or any new Negro, you may preserve for the same account; or if any Ships to be present to carry them for New England or Virginia, you may send them all on the same account.

You are to enquire what usage our Prisoners have had, and what Quarter hath been given by the Enemy to such of ours as have fallen under their power, and being well informed, you are to give the same, or rather as our custom is to exceed in Civility and Humanity, endeavouring by all means to make all sorts of People sensible of your Moderation and good nature, and your inaptitude and loathing to spill the blood of men.

You have hereby power to execute Marshall Law, according to such military Laws as have been made by me, and the Laws made by Act of Parliament for the government of the Fleet, which I approve of as fitting for the Service; and hereby authorize you to put them in execution against such as shall offend you, having first published the Laws unto them, that none may pretend ignorance.

MONEDA DE PLATA CONMEMORATIVA DE UN GOBERNADOR COLONIAL DE JAMAICA. EN ESTE CASO, HENRY MORGAN.

If any Ship or Ships shall be present, which have not any Commissions, you are hereby impowered to Grant Commissions to them according to the form I have used, taking security of £1,000 for the performance of the same.

What Ships in this Expedition you shall keep with you under your Command and then order and dispose for the best improvement of this Service, not suffering the takers or pretenders to sell them until they come into their Commission Port.

In regard as many things may happen in this Action which cannot be by me foreseen and provided for in these Instructions, therefore all such matters are left to your well known prudence and conduct, referring to you that are in the place to do therein what shall be needful, thus wishing your success and this Island made happy thereby.

I remain your faithful Friend and Servant

Thos. Modyford

(Agradecidos a  http://www.piratedocuments.com/Admiralty%20Reports/henry_morgan_instructions_1670.htm por tener este documento transcrito)

A este documento acompañaba otro igual de importante que era “La Comisión” al Privateer.

Letters of Marque a Henry Morgan por el Gobernador de Jamaica convirtiéndolo en el jefe global de operaciones de defensa para Jamaica y contra los españoles. http://www.piratedocuments.com/Letters%20of%20Marque/henry_morgan_1699.htm

Luego, tenemos un inglés con patente de corso llamado Henry Morgan que debía reclutar un pequeño pero excelente ejército, comprar o contratar embarcaciones totalmente fletadas, avitualladas y armadas.

Está el relato que nos informa que habría una maniobra de divertimento para un ataque haciendo creer que realmente atacarían Río Hacha en la Nueva Granada con unos navíos mientras se tomaban sin enfrentamiento las islas de Providencia y Santa Catalina con el grueso de la flota. Al ver que el engaño producía los resultados esperados, que la flota española se concentraba en esa área, un cuerpo de asalto partía de Santa Catalina a Panamá.

Flota principal de Henry Morgan. Hay otros detalles que no se contemplan aquí. Detalle de la flota principal de Henry Morgan ante los sucesos de Panamá, anteriores y subsiguientes. Credit: © The National Archives / Heritage Images

Somos del parecer que ante documentos escritos en siglos anteriores, con otra gramática y giros idiomáticos, es mejor dejarlos tal cual y que a quienes interese saber textualmente su contenido, buscar profesionales serios que lo puedan verter al español respetando el idioma de origen.  Transcribimos por comodidad el contenido de la Letters of Marque:

Letter of Marque

Sir Thomas Modyford, Baronet, Governor of His Majesty’s Island of Jamaica, Commander in Chief of all His Majesty’s Forces within the said Island and the Islands adjacent, Vice-Admiral to His Royal Highness the Duke of York in the American Seas.

THOMAS MODYFORD, BARONET, EXTIENDE LA LETTER OF MARQUE A HENRY MORGAN

To  Admiral Henry Morgan, Esq. Greeting.

Whereas the Mariana, Queen Regent of Spain hath by her Royal Shadula, dated at Madrid the 20th of April, 1669, Commanded her respective Governors in the Indies to publish and make War against our Sovereign Lord the King in these Parts.

And Whereas  Don Pedro Bayona de Villa Nueva, Captain General of the Province of Paraguay and Governor of the City of St. Jago de Cuba and its Provinces, hath executed the same, and lately in the most hostile and barbarous manner landed his men on the north side of the Island, and entered a small way into the country, firing all the Houses they came at, killing or taking Prisoners all the inhabitants they could meet with; and where as the rest of the Governours in these Parts have granted Commissions for executing the like Hostility against us, and are diligently gathering Forces together to be sent to St. Jago de Cuba, their General Rendezvous and place of Magazine, and from thence as the most opportune place to be transported for a thoro’ Invasion and final conquest (as they hope) of this Island.

In discharge of the great trust which His Gracious Majesty hath placed in me, I do by virtue of full Power and Authority of such cases from His Royal Highness, James Duke of York, His Majesties Lord High Admiral, derived unto me, and out of the great confidence I have in the good conduct, courage, and fidelity of you the said  Henry Morgan to be Admiral and Commander in chief of all the Ships, Barques, and other Vessels now fitted, or which hereafter shall be fitted for the publick Service and defence of this Island, and also of the Officers, Souldiers, and Seamen, which are, or shall be put upon the same, requiring you to use your best endeavours to get the vessels into one Body or Fleet, and to cause them to be well mann’d, fitted, arm’d, an victualled, and by the first opportunity, wind and weather permitting, to put to Sea for the Guard and Defence of this Island, and of all vessels trading to or about the same; and in order thereunto to use your best endeavours to surprise, take, sink, disperse, and destroy all the enemies ships or vessels which shall come within your view.

And also for preventing the intended Invasion against this place, you are hereby further authorized and required, in the case that you and your Officers in your Judgement find it possible, or feasable to land and attain the said Town of St. Jago de Cuba, or any other place belonging to the Enemies, where you shall be informed that Magazines and Stores for this War are laid up, or where any Rendezvous for their Forces to Imbody are appointed and there to use your best endeavours for the seizing the said Stores, and to take, kill, and disperse the said Forces.

And all Officers, Souldiers, and Seaman, who are or shall be belonging to or embarqued upon the said vessels are hereby strictly enjoyned both by Sea and Land, to obey you as their Admiral and Commander in chief of in all things as be cometh there and you yourself are to observe and follow all such Orders as you shall from time to time receive from His most excellent Majesty, His Royal Highness, or myself.

De los documentos transcritos podemos sacar unas pocas conclusiones:

a- por ningún lado se habla del Reino de Tierra Firme, o sea, Panamá

b- por ningún lado se habla de atacar la Ciudad de Panamá

c- se establece un almirantazgo de protección para Jamaica en manos de Henry Morgan.

Con esto cae el mito que había una confabulación inglesa hacia Panamá.   Pero ciertamente ocurrió algo y muy grave y con tremendas consecuencias internacionales.

Ahora nos separaremos de esta fase documental previa, e intentaremos explayarnos sobre lo que fue la maniobra y ataque de Morgan, contrarias en todo a las órdenes recibidas.

En primera instancia, están…

LOS PREPARATIVOS.

De un ataque previo por parte de Morgan a San Felipe de Portobelo, hay alguna sospecha relativamente bien fundada que este personaje pudo haber pasado  por tierra a la Ciudad de Panamá, de donde tomó conocimiento del Camino Real, el planteamiento urbano de Panamá, y muy posiblemente haber tomado la retirada por el Camino de Cruces, tomando nota mental de estos dos trayectos, incluyendo el Fuerte de San Lorenzo en la desembocadura del Río Chagres y el camino que había de éste a Portobelo.  Igualmente, y aprovechando las sospechas inglesas de un posible ataque a Jamaica por parte de los españoles, Morgan pudo haber tenido una conversación con su pariente, el Gobernador de Jamaica, en donde le hace ver lo oportuno que sería que se le considerara un Privateer y que se le diera su patente e instrucciones.

La imagen de más arriba nos muestra que Morgan logró juntar una flota principal de 36 navíos y más de 1,500 tripulantes.

Sin embargo, la carta que el Cabildo Secular de Portobelo envía al Gobernador de Panamá, nos habla de 40 navíos.

Según los relatos de la época respecto de otros ataques menores a otras poblaciones, sólo la escoria humana del Caribe debió conformar este ejército corsario, el cual, al mando de Brodely, atacó con éxito el Castillo de San Lorenzo en Chagres el 6 de enero de 1671, sobreviviendo en su defensa 24 de los 340 soldados españoles ubicados allí mientras que las bajas de los asaltantes fue de 200 de un total de 500. Los corsarios partieron el 18 de enero de 1671 hacia Panamá pasando primero por el desembarcadero del Río Trinidad y luego por los hoy inexistentes poblados de Ahorca Lagartos, Peña Blanca, Bohío Soldado, la actual Isla Barro Colorado con toda una serie de trampas hasta llegar a Cruces y más allá, donde el ahijado del gobernador, Olúa, los atacó proporcionándole 20 bajas adicionales.

El viaje les representó diez días en los cuales, en parte por orden del gobernador y por espontaneidad de los nativos, se destruyeron los campos sembrados de hortalizas y verduras, envenenando las aguas de los pozos y retirando el ganado a sitios escondidos ([1]). Contrario a lo que podría pensarse que por el hambre y escasez de agua se amedrentarían los atacantes, se enardecían todavía más. No seguían una ruta como la del Camino Real o la de Cruces por Tierra, sino otra imprecisa para evitar posibles encuentros con los defensores. Desviándose muchas veces llegaron hasta divisar el Mar del Sur y poco después las torres de Panamá, cuando ya el resto de las huestes de Morgan se habían unido a la avanzada.

ESTRATEGIA DE ATAQUE DE MORGAN A PANAMÁ. SUJETA A DISCUSIÓN.

Los panameños cerraron el Camino Real hacia el Puente del Rey y la Calle de la Carrera fuera del Puente del Matadero, únicas vías supuestamente para entrar a la ciudad. Entre civiles y militares habrían casi 1.200 defensores contra la tropa corsaria, la cual entró aproximadamente a las 8:00 a.m. del martes 28 de enero por sitios no esperados (actual Jardín de Paz), dejando sin efecto la defensa planeada, incluyendo dos hatos de ganado sacados de los corrales que fueron lanzados en estampida hacia los atacantes ([2]), que fácilmente los espantaron con disparos matando a muchos que servirían de alimento posteriormente.

Luego de unas dos horas de terrible lucha, salieron de los arrabales tomándose las calles empedradas paralelas al mar, en donde se libró lo que se ha llamado por algunos Batalla de Panamá, tomándose el Fuerte de la Natividad en donde iniciaron fuego de cañones hacia la ciudad y los navíos que aún quedaban en la bahía, que intentaban ayudar disparando sus cañones largos hacia donde estaban combatiendo.

El gobernador, al ver la causa perdida y para evitar un traspaso de tropas inglesas al Pacífico español, ordenó encender fuego a los depósitos de pólvora y municiones con que contaba la ciudad ese mismo día, iniciándose el monstruoso incendio que la destruyó hasta sus cimientos en el lapso de varios días. Simultáneamente se daba el saqueo y el despojo de Panamá por parte de los atacantes, que duró dos semanas, mientras que la permanencia física de los corsarios se extendió hasta el 24 de febrero siguiente.

Para el 19 de febrero Morgan había saqueado Taboga y se temían ataques a los pueblos de la costa del Pacífico que nunca llegaron a concretarse. Aquí un extracto de la carta enviada a Mariana de Austria el 19 de febrero de 1671 por el gobernador refugiado en Penonomé:

… y hallándome en el estado presente di horden para que se pegase fuego a las casas de pólvora como se executó, y yo me retiré a Penonomé, pueblo de naturales ([3]).

Hay que destacar que como una crónica de este ataque anunciado con algo más de un mes de anticipación, el gobernador ordenó la evacuación de Panamá hacia Chepo, Natá y Perú, compuesta por las mujeres, las religiosas, los niños y los ancianos, quedando el grueso de los hombres jóvenes, indígenas, esclavos y libertos en unión de los soldados asignados a esa Real Audiencia. Con los evacuados partieron por barco y en carretas la mayor parte de las riquezas urbanas. Irresponsablemente, en la casa de los Genoveses y las casas privadas con numerosos esclavos éstos fueron dejados encerrados con candado y cadenas individuales pensando que por salvar sus vidas atacarían a los corsarios, cuando en realidad, con el incendio, aumentaron el número de muertos (dato este sujeto a comprobación).

Si recapitulamos, los atacantes venían hambrientos, sin tener trato con mujer desde tal vez más de un mes atrás, sin una sola moneda y sedientos. Esto nos permite asegurar con plena autoridad que la ola de violaciones, torturas, vejámenes y todas las posibles violencias que se pudieran llevar a cabo contra un ser humano, masculino o femenino, se hicieron con particular saña dado que en otros ataques de menor éxito en otras partes de América eso era lo común.

INICIO DE LA BATALLA DE PANAMÁ

Mucho se lamentarían los habitantes al recordar que se debió haber aceptado la sugerencia de mudanza al sitio de Paitilla o al Ancón en 1534 e igualmente la recomendación en 1586 de Juan Bautista Antonelli de fortificar y amurallar el perímetro urbano, o su traslado también al sitio del Ancón en 1591, sumado a la recomendación del Hermano Gonzalo de la Madre de Dios en el mismo sentido en 1670.

Ahora pagaban las consecuencias de considerar inexpugnable a la Reina del Pacífico, la Tacita de Oro, la Sultana de Dos Mares, Panamá, recordando casi como un cuento el suceso del fraile que pronosticó el ataque.

SE SUELTA LA RECUA DE GANADO BRAVÍO QUE ESTABA ANTES DEL PUENTE DEL REY

Mensajes de auxilio fueron despachados a El Callao, Valparaíso, Cartagena y cuantas ciudades costeras se pudo, pero ciertamente no es explicable de modo satisfactorio la demora en llegar los auxilios y que en lugar de proceder del Caribe vinieran del Pacífico. Haciendo una retrospectiva, los intentos para que por hambre y sed el corsario con sus hombres no llegaran a Panamá, ahora eran una real amenaza contra los panameños que si no morían por las heridas, asfixiados por el incendio, carbonizados por el fuego, aplastados por las paredes derrumbadas o violentados, también podían morir de hambre y sed.

CENTINELAS DE AVANZADA QUE AVISABAN A LOS INVASORES LOS MOVIMIENTOS INTERNOS

Consideramos que las fuerzas defensoras sufrieron un efecto de shock al ver que los atacantes llegaban a las puertas de la ciudad pese a todos los preparativos, siendo avistados posiblemente desde lo que desde entonces se llamó “Colinas del avance”, actual Bethania, sector La Gloria.

LAS HOSTILIDADES AVANZAN. GRAN CANTIDAD DE PERSONAS YA ABANDONARON LA CIUDAD HACIA CHEPO, PENONOMÉ O NATÁ. EL INVASOR AVANZA POR EL ÁREA DE LOS HORNOS DE CERÁMICA

Heny Morgan fue uno de los piratas más temidos en los mares del Caribe. ¿Quién no ha leído siquiera algo acerca de aquel terrible pirata que colgaba a los prisioneros de los pulgares, que les encendía cerillas (fósforos) bajo las uñas o que les quemaba la cara con hojas mojadas en aceite? Este marino nació en Gales en 1635 y en sus incursiones por las aguas del Caribe siempre estuvo protegido y respaldado por la armada británica.

UN REDUCTO DE RESISTENCIA HACIA EL PUENTE DEL REY

En enero de 1671 Henry Morgan atravesó a pie el istmo de Panamá, tomó la ciudad por sorpresa, la saqueó y la dejó totalmente destruida. Este hecho suscitó un problema político internacional puesto que tal acto de guerra contravenía un tratado de paz entre Inglaterra y España. Morgan fue arrestado por los ingleses que lo condujeron prisionero a Londres donde permaneció en el calabozo hasta que volvió a haber guerra entre España e Inglaterra. La suerte de Morgan cambió en un santiamén. El rey inglés Carlos II lo armó caballero y lo nombró lugarteniente de Jamaica. Establecido en su nuevo cargo, se distinguió por abusar del poder y pronto la monarquía se vio en la necesidad de apartarlo del cargo. El ex gobernador permaneció en sus tierras insulares y murió en 1688.

BARCOS QUE HUYEN. ESTÁ CONSIGNADO QUE MUJERES, NIÑOS Y MUCHOS TESOROS ESTABAN EN BARCOS (NO FRENTE A PANAMÁ VIEJO SINO EN EL EMBARCADERO) ESPERANDO VER SI HABÍA O NO ATAQUE.

Los turistas que visitan Jamaica en la actualidad pueden admirar el monte Morgan, andar por el valle Morgan y solazarse junto al río Morgan. Se les informa además que el pirata llegó a ser gobernador de la isla y que, para gobernarla mejor, se aconsejó con el mismísimo John Locke. ([4])

Pensador inglés John Locke. Óleo sobre tela por Herman Verelst en la National Gallery de Londres. Padre del liberalismo moderno.

La destrucción fruto del incendio sumada a los saqueos en busca de tesoros fue sistemática y progresiva, actuando primero donde no había llegado el fuego y luego por donde ya había pasado.

VISTA LEJANA DEL INICIO DEL FUEGO EN EL BARRIO DEL CENTRO

Los sacerdotes, particularmente los franciscanos, morían irremisiblemente al tratar de defender el honor de las mujeres que permanecieron en la ciudad y al intentar socorrer a los heridos, o simplemente colocando sus cuerpos como “carne de cañón” para dar tiempo, unos segundos al menos, a otros que tal vez pudieran huir de ese terruño infernal.

ESTÁ CONSIGNADO QUE EL GOBERNADOR ORDENÓ PRENDER FUEGO A LOS DEPÓSITOS DE PÓLVORA DETRÁS DE SAN JOSÉ, EN LA CIUDADELA Y APARENTEMENTE UNO MÁS AFUERA DEL PUENTE DEL MATADERO

Gritos de terror e impotencia salían de las propiedades a las que alcanzó muy rápido el fuego y sus defensores no tuvieron tiempo de desmantelar las trincheras en las que se habían hecho fuertes. Antorchas humanas salían disparadas de los pisos altos en vano intento por impedir las quemaduras y otro tanto respecto de la población civil que se escondía en las iglesias y conventos en busca de refugio físico y espiritual, en los cuales muchas veces morían en masa. Al dejar ocultos los pozos de agua se dificultaba la labor de apagar el incendio.

LUEGO DE LA EXPLOSIÓN DE LOS ARSENALES, LOS ESCOMBROS CAYERON COMO LLUVIA DE FUEGO SOBRE LA CIUDAD, INICIÁNDOSE EL INCENDIO.

Las molduras de madera o piedra ardían, los mosaicos y azulejos, los maceteros, los objetos de cerámica y los materiales cristalinos se rajaban o resquebrajaban ante el calor, tanto como para destruir la hasta entonces indestructible argamasa española que se empleaba como cemento. Los jardines, las huertas y la arboleda que rodeaba la ciudad, por ser temporada seca, dejaron de existir y los edificios resentidos por el sismo de 1621 y el incendio de 1644 serían los que primero caerían en esta conflagración. Las pocas edificaciones que se salvaron medianamente fueron empleadas como alojamiento masivo sin distingos de raza o posición social, y como dormitorios y bodega del botín de los corsarios.

Viendo cómo se apagaba poco a poco el siniestro, se iniciaría el sorteo de seres humanos como premio para satisfacer la libido y las bajas pasiones de los invasores, violando a damas, sirvientas, criollas, peninsulares, mestizas, negras, indígenas, zambas y mulatas. Aquellos que intentaban defenderlas o defenderse a sí mismos eran golpeados hasta hacerles perder el sentido, cuando no violados y torturados igualmente; la mujer que se negase voluntariamente a semejante martirio, luego de aturdirla a golpes era doblemente abusada para luego, incluso, morir.

JUAN PÉREZ DE GUZMÁN Y GONZAGA, GOBERNADOR, DA ORDEN DE RETIRADA HACIA EL CAMINO DE NATÁ, Y QUE LAS IGLESIAS TOQUEN CAMPANAS “ARREBATO”.

Los valientes padres, hijos, esposos, hermanos, amigos o primos que intentaban proteger la honra de sus mujeres o prometidas podían exponerse a ser atados y ver cómo se las deshonraba para luego ser asesinados.

Como quiera que es muy probable que sí se haya dejado a los esclavos encerrados, imaginar que al lograr escapar los pocos que lo consiguieran se sumaran a la ola de atropellos y vandalismos como justa venganza, es perfectamente lógico.

Cabe dentro de lo posible la casi novelesca versión de cómo se salvó el altar barroco ([5]) de caoba pintada, posteriormente recubierto de láminas de oro de diverso grosor: supuestamente los monjes agustinos, para evitar que quemaran el altar y recuperar de esa forma el oro que lo cubría, lo pintaron de cal como si lo fueran a dejar de colores por primera vez. Al entrar Morgan y ver semejante estructura blanca, en actitud de burla, les habría entregado una bolsa llena de oro para que lo decorasen bien en el momento de celebrar el oficio religioso por la muerte de Panamá.

RETABLO MAYOR DE SAN JOSÉ. CAOBA ORIGINALMENTE POLICROMADA Y POSTERIORMENTE DORADA AL PAN DE ORO COMO EXVOTO. Es estilo académico, no amerindio.

La descripción que de la maniobra, ataque, toma y saqueo que hace Exquemellin en su libro Bucaneros del Caribe, siempre ha sido rechazada por los hispanos y nuestros historiadores más obstinados, en el sentido que nunca fueron tantos los daños ni los muertos ni el botín, como si la pérdida de una ciudad completa fuera poca cosa. El sol de la verdad no puede ser ocultado más que temporalmente por ocasionales nubes de duda o manos amañadas: se dice que el ataque no fue importante viendo en el plano de 1609 a una Panamá que es poco más que una aldea grande despoblada.

Parece que no hubiesen leído las crónicas de la época ni reconociesen los 62 años transcurridos entre la elaboración del plano de Roda y el ataque, ya que la ciudad había crecido en todos los sentidos imaginables. También se dice que fue una traición muy bien planeada, en todo caso, un ataque anunciado con más de un mes de anticipación, suficiente tiempo para organizar un contraataque que llegara justo en medio de la contienda principal.

Vamos a brindar una secuencia de distintos momentos del 28 de enero de 1671, tomados de un grabado que muestra de modo sinóptico las acciones:

LAS DEFENSAS DE LA CIUDAD SE CONCENTRARON EN EL PUENTE DEL REY. Sello postal de 1996 sobre el 475 aniversario de la fundación de la Primera Panamá. Recreación en plumilla por T. Ceballos según indicaciones de V. Berrío-Lemm 1994.

Citamos en nuestro auxilio fuentes españolas que vieron y/o vivieron estas penurias de alguna manera, que creemos saben más del asunto que los que le niegan importancia al hecho. Nada menos que la pluma del interventor del Virreinato del Perú, licenciado Miguel Francisco de Marichálar, en carta a la reina gobernadora de España, Mariana de Austria, con fecha 25 de octubre de 1671, nos narra lo que halló cuando llegó el 9 de ese mes con el auxilio extremadamente tardío:

“Llegué a esta Ciudad el 9 de este mes, a donde no he hallado otra cosa más que lástimas y desdichas, abrazado el pueblo con todo lo que en él había, la gente desnuda y enferma toda de los trabajos que han padecido en los montes, y ha sido tanta la que ha muerto, que de los 750 hombres que se quedó Don Juan Pérez del socorro que vino del Perú, no han quedado 150, con que este reino está en la misma disposición que si ahora se hiciera el descubrimiento.

(…)

La Casa  Real con la Audiencia y Almacenes Reales en ella está en pie, pero maltratadísima, de tal suerte que se administra justicia en lugar algo indecente. El Convento de la Merced, que está afuera de la ciudad, también permanece pero amenazando ruina, porque la cercanía de la casa de pólvora que se quemó la quebrantó mucho.     

LEVANTADO DE LAS CASAS REALES EN LA CIUDADELA, ÚNICA PARTE AMURALLADA Y ARTILLADA DE LA ANTIGUA PANAMÁ. Acercamiento del plano original en el Archivo General de Indias, España.

El Convento de religiosos Recoletos de San Agustín, que también estaba fuera de la ciudad, es el que ha quedado solamente sin lesión y algunas casillas de los arrabales, que servían de habitación a negros y a mulatos, todo lo restante del pueblo se abrasó con tanta violencia que ni aún las casas de piedra y conventos quedó madera que no se quemase, de que ha resultado que las paredes que han quedado de los Conventos de San Francisco, religiosas de la Concepción, de la Compañía, Iglesia Catedral Capital, Casa del Cabildo y otras, han quedado tan atormentadas que por instantes se están cayendo y es imposible que sobre ellas se pueda edificar.

(…) ([6])

Por su parte, en el informe que rindiera el nuevo gobernador, presidente de la Real Audiencia y capitán general, Antonio Fernández de Córdoba y Mendoza, Caballero de la Orden de Santiago, miembro del Consejo de Guerra, fechada en diciembre de ese año cuando ya se había posesionado de su cargo, nos confirma lo citado previamente agregando otros datos:

“… el estado en que se halla la ciudad, la epidemia grande que hay en ella y la incomodidad de los vecinos es tal y tan lamentable, que excede cualquiera ponderación, que la mayoría de los vecinos escapó a los montes del día de la toma de la ciudad, sustentándose de frutas silvestres y que con los achaques contraidos de los malos mantenimientos, se ha declarado una epidemia que hasta el día de hoy han muerto, según consta en los libros de la parroquia, cerca de dos mil personas, sin contar más de mil que han muerto en el Hospital…”. ([7])

Sabiendo que podían llegar refuerzos en cualquier momento, Morgan ordenó abandonar la ciudad el 24 de febrero llevándose una recua de cerca de 200 mulas con un botín calculado en algo más de 400.000 libras de plata según medidas de la época, más una cierta cantidad de rehenes y esclavos.

Puede afirmarse que el daño causado nunca se pudo ni se podrá calcular realmente, pues unos hacen énfasis en el daño estructural más lo saqueado, mientras que otros dan importancia sólo a lo saqueado y algunos a lo destruido, presentando oscilaciones de una pérdida cuantificable hoy en día entre 100 y 200 millones de Balboas. La corona decretó varios años de exenciones fiscales a la ciudad para su adecuada recuperación y reedificación.

Cuando los moradores regresaron a finales de febrero encontraron que su antigua ciudad era una ruina carbonizada y que su ‘tacita de oro’ estaba irremediablemente vacía. Quedarían los recuerdos de sus balcones de madera tallada atestados de macetas, así como los jardines y huertas de los conventos y la ostentosa decoración de interiores que poseían las edificaciones, que por fuera eran más bien humildes.

De las edificaciones oficiales hoy sólo quedan restos del cabildo, del muro del mar de las casas reales, dos puentes y el fortín de la Natividad. De los privados quedan más, pero son paredes, muros y patios de lo que fueran mansiones y tal vez palacios. De las construcciones religiosas quedaron restos más llamativos.

FUERTE DE LA NATIVIDAD COMO PUEDE VERSE HOY DÍA. SALIDA DE PANAMÁ VIEJO HACIA SAN FRANCISCO. LA ACTUAL AVENIDA DEL CINCUENTENARIO DESDE ALLÍ A COCO DEL MAR ES PRÁCTICAMENTE EL MISMO RECORRIDO DEL ANTIGUO CAMINO A NATÁ

Es cierto que existieron otras expediciones corsarias, organizadas, con mayor número de embarcaciones y dotación de atacantes, y que sus ataques también iban dirigidos a la toma y arrebato de una posesión hispana.  Pero ninguna dejó en el ambiente del mundo la impronta que ocasionó el ataque de Morgan a Panamá.

Muchos libros se han escrito sobre el tema y se seguirán escribiendo muchos más.  Tanto biográficos de Morgan y sus secuaces oficiales, tanto del ataque (que ha servido como tema de tesis militar en academias militares de Estados Unidos) como de aquella panameña viuda que rindió al neo-conquistador.  Y nunca se habrá escrito ni lo justo ni lo suficiente.

Requiescat in Pacen, Excelsa Panama!


[1] EXQUEMELIN, A. O.: “Historia de los bucaneros del Caribe”, citada en la edición de 1687, Tomo II, por Karl Bovallius, Viaje al Istmo, 1881-1883, Ministerio de Educación, Litho-Impresora Panamá, 1972.

[2] ISAZA, Baltazar: “Panamá la Vieja y la Nueva”, Revista Humanidades N° 4, Imprenta Universitaria, Panamá, 1976.

[3] PÉREZ DE GUZMÁN, Juan: “Carta dirigida a la Reina Gobernadora por Don Juan Pérez de Guzmán, presidente, gobernador y capitán general del Reino de Tierra Firme y Provincia de Veraguas, en que da cuenta de la pérdida de Panamá y de la forma de este suceso, prevenciones que hizo para la defensa y del estado en que se halla”, Revista Lotería N° 165, 1969.

[4] Dr. Helwin Peters, http://www.uni-leipzig.de/~peters/

También: Groushko, Michael: Tesoros perdidos del mundo. Editorial Debate, Madrid.

[5] Hay una versión que indica que esta obra fue hecha por un estudiante de Antón de Churriguerre de paso por Panamá tal vez hacia Perú o Ecuador, pero en realidad la escuela churrigueresca del barroco de transición español es posterior al año 1671.  Así, pues, nuestro retablo mayor barroco de San José, sólo puede referirse como la obra de un artífice peninsular de paso por Panamá, pero no añadirle una escuela en particular.  N. del A.

[6] GARCÍA DE PAREDES, Luis: “Mudanza, traslado y reconstrucción de la ciudad de Panamá”, en Apuntes de Municipalidad, recopilado por Herasto Reyes, publicado por la Subcomisión de Educación y Cultura del Concejo Municipal de Panamá, Imprenta de la Alcaldía, 1986.

[7] GARCÍA DE PAREDES, Luis: Opus Citatum.

2 comentarios »

  1. [112] CAPTAIN MORGAN seeing his predecessor and Admiral Mansvelt were dead, used all the means that were possible, to keep in possession the isle of St. Catherine, seated near Cuba. His chief intent was to make it a refuge and sanctuary to the pirates of those parts, putting it in a condition of being a convenient receptacle of their preys and robberies. To this effect he left no stone unmoved, writing to several merchants in Virginia and New England, persuading them to send him provisions and necessaries, towards putting the said island in such a posture of defence, as to fear no danger of invasion from any side. But all this proved ineffectual, by the Spaniards retaking the said island: yet Captain Morgan retained his courage, which put him on new designs. First, he equipped a ship, in order to gather a fleet as great, and as strong as he could. By degrees he effected it, [113] and gave orders to every member of his fleet to meet at a certain port of Cuba, there determining to call a council, and deliberate what was best to be done, and what place first to fall upon. Leaving these preparations in this condition, I shall give my reader some small account of the said isle of Cuba, in whose port this expedition was hatched, seeing I omitted to do it in its proper place.

    Comentario por silver account — 22 de agosto de 2012 @ 2:34 PM

  2. Puedes haber nacido en un lugar, y tener documentos que demuestren que eres “natural” de ese lugar. Pero si tú no conoces la historia que ayudó a construir tu lugar de nacimiento, es como si dijeras que eres dueñ@ de una casa y no sepas nada de ella, ni de su construcción, remodelaciones ni cambio de zonificación. ¿Me explico? Así sucede con las personas que nacieron en Panamá y sin embargo, no tienen idea de dónde están pisando. ¡Atrévete a conocer una historia casi sin fin y maravillosa!

    Comentario por Panahistoria — 19 de julio de 2012 @ 10:40 AM


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

¡COMENTA ESTE ARTÍCULO! Es muy importante para mí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: